Posts etiquetados ‘poronga’

Ya dije que largar esa poesía meticulosamente calculada de improperios no debe ser un recurso a desperdiciar. O imagínense a alguien como Zulma Lobato desparramando todo su talento y su talante en un vaso de precipitado. Un desperdicio. Veamos hoy, después de la encuesta de siempre, sólo algunas de las causas que engendran esa putrefacción interna de forma totalmente legítima.

1) La impotencia:

No, no hablo de los pobres tipos que sufren porque no se les para la pija. Hablo de ese sentimiento de fragilidad e inferioridad que a veces llegamos a sentir los seres cuasi-humanos. Retenemos tanta fuerza, como pedo en velorio, que tendemos a estallar en un seco y fuerte vocablo soez que sólo se justifica en la defensa personal. Esa puteada es como sacar pecho y enfrentar el ‘mostro’ que nos hace cagar en las patas.

2) La puteada del otro:

Ninguna legitima más que ésta. Si el otro por algún motivo nos putea, estamos habilitados un 200% para mandarlo bien a la concha de su madre. Quién carajo nos viene a putear? Nadie, ningún forro tiene por lo general derecho a hacerlo ex nihilo (de la fucking nada). Algunos autores criticarán (ponele) que esta causa es contraproducente, pues genera que la violencia vaya en franco ascenso sin encontrar un punto final. Sin embargo, esos tipos son una manga de soretes mal cagados que en vez de estar ayudando a los niños pobres del África se dedican a desacreditar a un simple mortal.

3) Largas colas o esperas al teléfono:

Por supuesto que no es un buen culo de lo que estoy hablando, lo que puede hacer largar un ‘halago soez’ o ‘piropo obrero’ hacia el monumento al bicicletero que se nos enfrente. Acá estamos tratando un tema que todos odiamos: en la Era de la Informática, la Mar En Coche y la Puta Que Lo Parió todavía tenemos que hacer largas colas para esperar algo. Una inmundicia. La inoperancia de aquellos que no saben establecer un buen servicio de atención, cobranza, asistencia o lo que poronga sea por un medio EFICAZ. Porque también cabe, y mucho, la puteada efectuada al querido 611, o cualquiera sea el número de esa ruleta rusa de desperfectos técnicos con musiquita endemoniada en la que si tenés suerte te solucionan el problema. La mayoría de las veces, de todos modos, sólo queda sonando…

4) Pisar una baldosa floja:

No tiene mucha explicación. Mojarse ese pantalón que te acabás de poner limpito, ya sea para ir al laburo, a la facultad, para salir, es una ‘causal de puteada’. No es contra nadie, ni siquiera contra el hijo de mil puta que nunca cuidó su vereda, sino que es una injuria al cosmos que tanto te cagó desde arriba de un poste y se merece ‘justicia por mano propia’. Como el cosmos es inabarcable, la mejor manera de vengarse es surtirle una procacidad con profundidad, ya sea marcando las ‘n’, por ejemplo, de ‘la-coNNNcha-de-su-reputa-madre’.

5) Pisar mierda:

Pueden decir que es un indicio de suerte y más, pero es una bosta pisar bosta. Y aún más mierda es pisar mierda fresca. Sentir esa crema que va rendija por rendija del calzado no nos deja remedio más que arrancar el seguro de la granada de la infamia ante el mundo, sin vergüenza alguna. No se imaginan si el tereso llega a ser tan nuevito que podemos ver que el dueño del can que expelió la torta nos está mirando de reojo. Ahí la puteada (y dependiendo del día, la trompada) va dirigida. Este blog, sin embargo, no recomienda las prácticas tortuosas con la mierda del inconsciente pichicho en la persona del dueño tales como hacer lavar el calzado con la lengua, etcétera.

Ése fue el último de hoy, así que el próximo estará como en un mes a menos que justo ésto sea un éxito de la puta madre, lo cual dudo. Veo que ya a esta altura estamos los 1.769 visitas, lo que aún me deja la esperanza de tener 1.772 para el próximo post.

Hasta la vista, béibi.

Luego de un par de entradas, un tiempo prudencial y la lamentable noticia de que pareciera que este blog ‘no es para todos’ debo hacer este test, este ‘curso de ingreso’ al mundo de poca fantasía que planteo. No era mi intención que éste blog sea selecto ni la será nunca, pero si alguna gente de segunda clase, de una ceguera pacata no puede ver la transparencia y cristalinidad de la propuesta, que se vayan a la concha de su madre.

Fiel al estilo, el test está compuesto de cinco ‘encuestas’ muy parecidas a las poco logradas hermanas de revistas que decoran livings, hablan de los beneficios del garbanzo de Chipre o previenen las hemorroides con barras de hielo.

Mayoría de respuestas A: Rajá de acá y no vuelvas hasta que hayas pasado más de 3 horas vociferando música bailable arriba de un parlante con litros de cerveza encima y sosteniendo una jarra loca. Otra forma de expiar tus pecados podría ser que tuvieras el servicio doméstico en blanco o dejaras de mirar a la gente de tez ‘no tan albina’ como la tuya SIN desdén. Por el momento, sólo podés volver a entrar y hacer que tus conocidos entren para sentir un poco de ‘cosita’ en el pecho.

Mayoría de respuestas B: Puede ser un golpe duro para vos entrar a este blog. Estás como saliendo del huevo, y no del de tu viejo, estás saliendo de la implosión intelectual que significa dejar afuera un montón de otras expresiones. Estás un paso más cerca en la colaboración con la paz mundial. Se acabó ese juego que te hacía feliz, hay que ser honesto para sentirse bien y poder llegar al otro. Animate! Y, sí, sabé que siempre pudiste dejar de ver coger a los elefantes en NatGeo y poner otra cosa…

Mayoría de respuestas C: Rajá de acá y no vuelvas hasta que Censura sea tu segundo nombre, no vuelvas hasta que pases 24 horas escuchando música de cámara y recitando poemas de ‘Fervor de Buenos Aires’. Por favor te lo pido! NO QUIERO QUE ME SERRUCHES EL PISO! Se nota que vos o ya eras parte de Ácido RIA-crónico, o por lo menos, tenés esa esencia, ese ‘olorcito’ a damier que de vez en cuando tenemos que largar. Ya te viste, sos como un hornillo, que larga olor rico a jazmín hasta que se acaba el aceite y comienza a echar una putrefacción importante. Sólo puedo decirte: HOLA HERMANO!

El colmo de los colmos sería que después de esto me llame alguna porongo-revista para que haga sus mensuales (o menstruales, vaya uno a saber) tests de personalidad.

Nada más por ahora, nada menos.

No es la idea de este blog, ni la del autor tampoco, aunque pueda parecerle a los “menos sagaces” así a primera vista. Sólo he hablado de la irrefrenable necesidad de largar un buen ‘La concha de la lora!’ en el momento oportuno, exacto, conveniente. Cuando perdés esa última bochita de un partido de metegol empatado, o cuando te das cuenta al ladito de la puerta que te quedaste afuera sin llave, incluso cuando ves que el bondi se empieza a mover justo cuando alcanzaste el poste después de una cuadra de pique bajo la lluvia, ahí va una buena puteada al aire.

Pero putear por putear ya ni gracia tiene. Imagínense nomás si van a la verdulería de la esquina y todo fuera así:

A:- Hola, hijo de puta. Cómo dice que le va, la concha de su madre?

B:- Bien, forro. Qué poronga quiere esta vez?

A:- Mirá, mugroso de mierda, dame dos kilos de papa…

B:- (Interrumpe.) De las que se mete en el ojete?

A:- No, de las que te quedaron atarantadas en la jeta, petero.

B:- Ah, estás en vivo, vos?

(La discusión verbal termina y comienza una escalada de violencia que termina saliendo por Crónica resultando heridos: A, B, un cajón de tomates, el camarógrafo de Crónica, una vieja, una sandía y Zulma Lobato.)

Ven como va perdiendo fuerza el arte de esmerilar ese término tan chocante que resulta de la puteada? Ven como cada vez tiene menos vigor? Bueno, por ése motivo no creo en el PXP (putear por putear) mas al contrario, si administradas con un poco de razón y ubicación debe quedar entonces sellada la ‘misión’ de Ácido RIA-crónico. Acá la idea es la mayor impunidad posible para ese impulso natural de mandar algo o alguien bien a la puta que lo parió, porque sabés que se lo merece!

Bueno, sin más, los dejo. Ojalá no los agarre la censura ni nada por el estilo y, OJO, que la peor censura es la auto-censura.

Hasta la próssima lectura!

Hoy se reglamentó la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que significa Ley de Medios en un dialecto del putundungun antiguo. Me importa tres mierdas si sigue congelada por la Justicia, si es wow-democrática o si todos vamos a tener gusto a papel de diario en la chota. Lo único que me rompe las pelotas es el hecho de que con la reglamentación que se hizo se pregonan mejores y más rápidas multas para los medios que se vayan a la mierda en sus contenidos. El forro políticamente correcto de Mariotto me quiere educar. ¡A MÍ ME QUERÉS EDUCAR, PELOTUDO! Después de la encuesta habitual, desarrollo toda la merde de siempre.

Lo escuché en una radio hoy a la mañana, como un título nomás. Demasiada casualidad es que iba escuchando ‘Las Aventuras del Señor Tijeras’ en el bondi. Somos grossamente pelotudos todos, como nos cagaron… Nos preocuamos para ver quien es el dueño de un canal, de dónde es y si no tiene relación con alguiende planes malvados, pero ni nos fijamos en que hoy se invocó al espíritu del Mismísimo.

Sea bienvenido a nuestro país, señor Miguel Paulino Tato, gran moralista y culofruncido censurador. El señor que sin chistar tiene la regla que nos dice qué cosas van en contra de nuestras buenas costumbres. El mismo que retaceó varios discos de música nacional, censuró cientos de miles de películas y también castigó a programas de ese engendro que es la televisión. ¡Ay de nuestras buenas costumbres! ¡Ay de nuestros valores! ¡Ay de las ‘sanas costumbres del pueblo alemán’ que son tan similares a las ‘buenas costumbres’ de tanto en tanto!

Por eso, este 1º de septiembre de 2010, después de décadas de la anarquía del libertinaje de contenidos, de desenfreno sexual y verborragia adulta explícita podemos volver a esa hermosa caja fuerte del orden y la cultura. ¡Arriba la cultura, abajo los chimentos! ¡Arriba los críticos de cine, abajo el cine comercial!

Y ESTO ES ASÍ, LE GUSTE O NO LE GUSTE. ¡Feliz Día de la Censura Educativa!

——————————————————————

¿Por qué digo esto? Porque el decreto regulador de la ley refuerza las multas a contenidos ‘inapropiados’ para ciertos horarios, además de romper soberanamente las bolas con lo que es la publicidad. Para aclarar la cosa tuvimos una charla con la ‘autoridad de aplicación’ que, aunque tenga un nombre distinto de sigla imposible (¿AFSCA?), se va a llamar ex-ComFeR. El evento -caricaturizado- tiene sus peculiaridades.

Ex-ComFeR:- Buenos días, señor.

Ácido RIA-Crónico:- Hola, ¿como va?

Él:- De modo peculiarmente adecuado.

Yo:- ¿Ah? ¿Bien, quiso decir?

Él:- Oh, esscusemuá, sa-vá bián.

Yo:- No hablo una verga de serbocroata.

Él:- Pero, jovencito, tenga cuidado con ese lenguaje. El mío es francés, y como es europeo, sabrá que es mejor. De todos modos, hoy hemos hecho el anuncio sobre la regulación de la Ley así que estamos muy satisfechos porque además de un montón de cuestiones netamente económicas podremos lograr que nuestra televisión deje de ser ‘la caja boba’.

Yo:- (Con la aorta a punto de estallar, los ojos como dos huevos fritos y los huevos como con un piquete de ojos) ¿Contenidos? Pero chupámela, nuevo ComFeR, dejame ver las tetas que yo quiera tranquilo que a mí nadie me obliga, che. Pero también poné tus documentales educativísimos sobre la reproducción a distancia de la flor mojigata del Congo Occidental, porque yo no soy tampoco quien debe privar a la gente de poder ELEGIR (porque es la onda de la democracia, viste…).

Él:- La gente como usted siempre denota esa poca educación, haha (porque se rié en francés también). Esperamos que eso cambie en las futuras generaciones para que sean mejores ciudadanos, sin basura.

Yo:- Por ahí no te diste cuenta porque estabas muy ocupado viendo como salvar al país de la debacle, ex-ComFeR, pero te tiro un dato: LO QUE MÁS SE VE ES JUSTO LO QUE VOS QUERÉS PROHIBIR CON MULTITAS PESADAS… Guste a quien le guste, al estúpido pedante de José Pablo Feinmann no lo ve ni el cameraman de Canal 7 para revisar si hace bien su laburo.

Él:- (Se relame) ¡Ay, Josepablo! Ahora que lo nombra, le recuerdo que sacó otro libro. Libros, libros, éso es contenido popular.

Yo:- (Atónito) Sí, es contenido su librito de 120$ como también lo es un buen culo sarandeándose todo el día en tanga. Pero quien quiere ve una cosa y quien quiere ve otra.

Él:- ¿Y por qué vería usted las nalgas de una señorita en vez de filosofía…?

Yo:- (Interrumpo descortés) …barata y zapatos de goma, ni esta mentira te hace feliz. Mirá, ex-ComFeR, si a vos te cabe el pedazo todo bien con vos, te pongo vrios chongos en tele y listo, pero dejame elegir. Además, te cuento más o menos como funka la cosa, viteh… Simplificado es más o menos así: las empresas necesitan vender, para vender necesitan hacerse conocidas, para hacerse conocidas necestan difusión masiva, la difusión masiva se da a través de la televisión y otros medios, entre todos esos medios se puede elegir que ver, donde haya mayor cantidad de público la empresa va a empujar para arriba su precio por hacerse cada vez más conocida para vender más…

Él:- Claro, ¿y el problema?

Yo:- Si nadie te ve, no hay mucha onda en poner publicidad, sin publicidad no hay plata y sin plata no hay producciones propias y mejores así como se queda sin comer el personal. A LOS PROGRAMAS EDUCATIVOS, EN COMPARACIÓN CON EL CULO-TETA NO TE LOS VE NADIE, vas a matar a la industria, la estás censurando y gracias a eso matándola de a poco, forro. Es fácil tener democracia cuando aniquilás a la población… Es fácil elegir entre un canal…

Él:- (Comienza a sudar) Uh, me has descubierto, ¡pero ya no puedes hacer nada para detenerme! Serás suspicaz y vulgar, pero ya es tarde. Para dentro de un tiempo la televisión será tan aburrida que la democracia mediática será historia. Esta es la venganza de…

(Se saca lo que era su rostro y se descubre como uan hidra de mil cabezas -pequeñas, obviamente- que ya conocía en fotos. Eran las del ‘Parents Music Resource Center’ all over again!)

Yo:- ¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!

(Ahí baja el espíritu de Zappa en su discurso ante el congreso de la Chanquilandia moralista de los ’80, la que mata gente pero no le gusta que se sugestione la japa.)

La historia no sé como terminará, porque del miedo huí de ese galpón lleno de cucarachas en Suipacha 765. Es muy probable que nos enteremos con el correr de los días.

——————————————————————

Volviendo a la realidad real, estoy bastante caliente con esto, pero bueno, será cuestión de segui viviendo.

Para rematar nomás, en un toque casi… poético… dejo la parte recortada por el señor Tato hace 36 años que nunca salió a la luz hecha música y que responde a lo que pienso en este momento sobre estos energúmenos culturosos que terminan siendo igual de fachos que aquellos a quienes critican.

“Yo detesto a la gente que tiene el poder/de decir lo que es bueno y lo que es malo también/sólo el pueblo, mi amigo, es capaz de entender…”

Un saludo a todos. Esto es larguísimo, lo sé, pero espero lo hayan leído entero. Y si no lo hicieron, espero hayan votado en la encuesta.

Nos vemos cuando ponga algo nuevo. ¡Feliz Día de la Censura Educativa!

Lamento atrozmente haberme colgado tanto tiempo pero adoraría poder estar más tiempo al pedo, inspirado, etc. Bueno, no se dio y punto. Pero se vuelve, de a poco se vuelve. Agradecido del apoyo, la difusión y repercusión que tiene este proyectito. Sobre todo agradecido porque también surgen críticas de gente que se toma esto en serio, pobrecitos.

Con lo que respecta al tema de hoy, surgió hace poco la cuestión de que hay regiones, sectores, claustros, etc. en donde se puede insultar a una persona llamándola pene. A ver, a ver, a ver… Pene, ¿qué es más cacofónico que decirle a alguien sos un pene? Perdón, pero es mucho más eficaz algo como ‘sos un pija’ o mejor aún, ‘sos la cara de la verga‘.

Además, y esto siempre lo digo, ¡yo soy mucho más que un pene! Puta madre, hay gente que se queja de ser sólo una cara bonita… Algunos ni siquiera llegamos a eso y nos reducen a penes. No, ¡yo soy mucho más que un pene!

En fin, hay miles de juegos de palabras que este idioma hermoso nos ha dado, y nos vamos al del libro de Biología de 7º, por favorrr…

Esto fue disparador de otras verdades. Por ejemplo, que debe haber pocas cosas que suenen peor que el término vagina. Hay algo raro en escuchar: ‘¡andá a la vagina de tu hermana!’ o ‘¡pero che, la vagina de tu madre!’. Ni hablar del queridísimo y multifuncional conchuda, ¿qué va a pasar, lo vamos a perder, o quedará vaginuda?

Coito suena pecaminoso cuando polvo suena hasta rústico, testículos jamás reemplazará la eficacia de huevos y condón suena a chino mal hablado, forro. Encima, especial dedicación merecen las grandes diferencias y utilidades entre pete y fellatio.

Podría seguir, pero en realidad, busco la brevedad para poder reservar algo y realizar más entregas. Así, hasta que encuentre un rato libre en serio.

Un abrazo, un agradecimiento, e insisto que VA CON HUMOR.

¿Qué encuentran de gracioso en decir ‘pito’ cada vez que se refieren al miembro viril? Pito dice un nene de 3 ó 4 añitos que recién se lo encuentra y le señala al padre o la madre que hizo pis, con una ternura singular digna de una sonrisa de las visitas.

Las mismas tías que le agarraron el cachete ahora ven las peripecias del nene jugando con el pirulín. Una ternura que no podría causar en nadie un efecto más que una sonrisa picaresca ante el descubrimiento del niño de su propio cuerpo. De igual manera, esas fotos que todos odiamos de cuando fuimos bañados y aparecemos desnudos, que a veces tanta vergüencita nos da.

Por eso, y siendo tan rico nuestro lenguaje, no entiendo por qué mierda escucho por todos lados tanto pito en personas que ya tienen pelos hasta donde no les conviene. Eso sí que me da asco, que sean tan pacatos al punto que… ¡parecen pedófilos, la concha de su hermana!

En España será polla, en México pinga, pero los argentinos tenemos una gran cantidad de sustantivos que representan al falo. Pene es un término técnico y completamente cacofónico, malsonante y poco agradecido con la cultura, además de frígido y soso.

En cambio, la candidez resalta en:

  • VERGA, que en sí es una forma de castigo que implica meter un palo (oh, casualidad) por el orto. Lo dijo Esteban Echeverría en “El Matadero”.
  • PORONGA no se sabe si deriva del porongo, el recipiente enorme de mate del cual se bebe y comparte. No sé si ustedes comparten su poronga ni me interesa tampoco, pero es uno de los términos más fuertes y utilizados en el común de la gente. ‘Agarrame la poronga’; ‘Sobame la poronga’; ‘Chupame la poronga’, etc.
  • PIJA puede ser usado de múltiples formas. Mientras en España significa cheta, aquí se refiere a la poronga. Se usa el vesre ‘JAPI’ y muchas veces se puede usar en reemplazo de VERGA, sobre todo, aunque no sea exclusivo de tal y pueda así ser el comodín de las palabras referentes al falo. También puede significar que uno es un soberano pelotudo. ‘Me fui a la pija’; ‘Sos un/a pija’; ‘Chupame la pija’.
  • PEDAZO no tiene mucha explicación, se usa el vesre ‘ZOPEDA’ también.  No confundir con la metáfora utilizada en el “Rock del Pedazo” de los Ratones Paranoicos.
  • CHOTA es uno de los más agraciados términos que se pueden encontrar. Es prácticamente infalible para causar efecto, no hay mucho que decir. CHOTO, sin embargo, resulta menos común por dos motivos, uno es ser una comida típica del Uruguay y segundo, me parece que al repetir la vocal pierde fuerza.
  • GARCHA dicen los menos reconocidos filólogos que proviene de un apócope (o acortamiento) de garrocha, que tiene forma de palo y a nadie (creo) le gustaría que le metan por el orto. Sobre todo porque tremenda cosa de más de 2,5m atravesaría a cualquier persona. De aquí se derivan el vesre CHAGAR y el verbo irregular ‘garchar’.

Estos son algunos ejemplos, después cada uno tendrá algunos que también causen efecto, sobre todo en relación a productos vegetales (BANANA, PEPINO, ZANAHORIA), objetos comunes (PALO, MANIJA) y embutidos (SALAME, CHORIZO, LONGANIZA). Espero esto sea útil para que dejen de parecer pederastas cada vez que dicen esa mierda malsonante de conjugar cosas con pito.