Archivos de la categoría ‘Declaración de principios’

No es la idea de este blog, ni la del autor tampoco, aunque pueda parecerle a los “menos sagaces” así a primera vista. Sólo he hablado de la irrefrenable necesidad de largar un buen ‘La concha de la lora!’ en el momento oportuno, exacto, conveniente. Cuando perdés esa última bochita de un partido de metegol empatado, o cuando te das cuenta al ladito de la puerta que te quedaste afuera sin llave, incluso cuando ves que el bondi se empieza a mover justo cuando alcanzaste el poste después de una cuadra de pique bajo la lluvia, ahí va una buena puteada al aire.

Pero putear por putear ya ni gracia tiene. Imagínense nomás si van a la verdulería de la esquina y todo fuera así:

A:- Hola, hijo de puta. Cómo dice que le va, la concha de su madre?

B:- Bien, forro. Qué poronga quiere esta vez?

A:- Mirá, mugroso de mierda, dame dos kilos de papa…

B:- (Interrumpe.) De las que se mete en el ojete?

A:- No, de las que te quedaron atarantadas en la jeta, petero.

B:- Ah, estás en vivo, vos?

(La discusión verbal termina y comienza una escalada de violencia que termina saliendo por Crónica resultando heridos: A, B, un cajón de tomates, el camarógrafo de Crónica, una vieja, una sandía y Zulma Lobato.)

Ven como va perdiendo fuerza el arte de esmerilar ese término tan chocante que resulta de la puteada? Ven como cada vez tiene menos vigor? Bueno, por ése motivo no creo en el PXP (putear por putear) mas al contrario, si administradas con un poco de razón y ubicación debe quedar entonces sellada la ‘misión’ de Ácido RIA-crónico. Acá la idea es la mayor impunidad posible para ese impulso natural de mandar algo o alguien bien a la puta que lo parió, porque sabés que se lo merece!

Bueno, sin más, los dejo. Ojalá no los agarre la censura ni nada por el estilo y, OJO, que la peor censura es la auto-censura.

Hasta la próssima lectura!

Anuncios

Pero es que no me da el tiempo, ¡LPMQLRPMDHDP! Vengo armando algo en los recreos que me doy de estudiar porque algunos, no como ustedes que están tan al pedo que entran, tenemos cosas que hacer. Ya dije que todavía me tomo esto como un jóbi (ó hobby, lo que les pinte)…

Por supuesto, no voy a cumplir la promesa del último post. Voy a ver cómo sigue bien esto, porque tengo ganas de tirar el nombre a la mierda (porque ya no me gusta una mierda tampoco…) y entonces hay que mudarse, lo que es un bajón, así como la huevada esa del Twitter, etc.

Ya será, esta noche, seguro.

(Igualmente no sé pa’ qué mierda cuelgo esto si no lee ni el explorador…)

Sólo hay una encuestita que salió al boleo, porque la realidad es que si bien se prometió que iba a reinaugurarse este blog para finales de julio, la verdad verdadera no es que estuve trabajando como perro reventado (frase poco feliz estos días).

Pero no, no estuve haciendo prácticamente un carajo, así que ahora que me tengo que poner a hacer todo de golpe, se retrasa la archimegareapertura de este blog. Voy a esperar hasta las 1000 visitas.

La gran mayoría de las respuestas del blog siguen siendo positivas, y surtió buen efecto el test de las revistitas pedorras (onda Serecciones, Buena Verga, etc.) Si alguna vez llegase a ser tan grande este ‘micro-emprendimiento’ podríamos largar una publicación propia, de esas que son quemadas en plaza pública por personajes como Coscia, Nun, Barcia, JP Feinmann, etc.

En resumen, cuando haya algún flash de inspiración, se escribirá o se guardará y listo.

La revista Predicciones, así como miles de otras revistas con gente que pavea con boludeces tienen obligatoriamente un test muy pelotudo con respuestas muy previsibles. Los mejores obviamente son los que tienen algún temita sexual. Todo el mundo se queda (en lso resultados) en esa franja intermedia de ‘normalidad’.

Sres. Editores, astrólogos, realizadores de tests: No somos tan pelotudos como parecemos. Sí, compramos su revista poronga que vale casi 10$ ó más, que está llena de publicidades chotas y que es muy probable terminen en una peluquería a la semana. ¡Pero todos nos damos cuenta qué responder! Por esa razón es que yo pongo una ‘encuestita’ en cada entrada, para ver como reaccionan a boludeces que no tienen nada que ver y no se van al extremo. Hoy por ejemplo va esta:

Ahora, en relación a este test… Teóricamente en 10 preguntas le encuentran a una mujer todos los detalles de cómo coje. Sí, sí, de como coje, garcha, cepilla, etc. Él mismo anticipa:

¿Sabe cuáles son sus anhelos eróticos más íntimos? El siguiente cuestionario la ayudará a indagar en sus fantasías y deseos sexuales, con el fin de dar un nuevo rumbo a su “vida íntima”, además de aportarle algunas buenas ideas. Elija una afirmación por cada pregunta y, al final, cuente cuántas respuestas ha elegido de cada letra.

Paso a traducir:

“¿Tenés la más puta idea de qué te calienta lo suficiente como para que no te lo olvides ni siquiera con un rejuvenecmiento vaginal? Las preguntas que vienen ahora de relleno te va a hacer pensar en algo (porque se ve que si necesitás de esto estás no tan bien). En todo caso, mientras te sacás un moco te fijás si eso te destapa la olla, cosa de que hagas algo con ese recipiente de hongos que ya tiene hasta telarañas, además de aportarle las mismas pedorradas de siempre para ser un poco menos histérica y un toque más gauchita o putona. Te damos las instrucciones porque ninguna persona que sepa leer dos oraciones de corrido hubiese comprado esta revista que tiene más páginas de publicidades que ‘información’.”

Debo reconocer que tienen excelente capacidad de resumen, o en todo caso, a mí no me gusta dejar nada arafue.

Enseguida, en menos de lo que canta un Fort, viene la encuesta pulenta con la humilde ‘propuesta’ desde Ácido RIA-crónico. La fuente va en la próxima entrada en unas horitas, o menos quizás.

Lamento haber tardado tanto en poder actualizar, pero yo avisé que esto crecería lentamente hasta su relanzamiento para fines de julio. Sin embargo, como lo prometido es deuda, me senté a cumplirla. No voy a dar más excusas, me voy a concentrar de lleno en el tema de hoy, aquel enemigo que debemos aniquilar y pisar como cucarachita: la pacatería.

Dicen la malas lenguas que el término pacato (fem. pacata) es una deformación de paquete, una especie de concheto, fifí, nariz parada, etc. Pero estoy completamente seguro de que no depende de la plata, sino que es una actitud ante la vida. Podés ser una conchudísima pacata y no tener donde caerte muerta o ser un pacato pelotudo y muerto de hambre.

Entonces, ¿en qué mierda se basa la pacatería? Para simplificar y no entrar en los tipos de pacatería (que seguramente sean otro post) asevero que esta actitud del orto es el rechazo a lo popular, a lo vulgar, a la cotidianeidad.

Es ese deseo de querer cagar más arriba de lo que nos da el culo, juzgando y discriminando al lenguaje, nuestro amado y tan diverso lenguaje. Es esa conducta puta de seleccionar lo que es cultura sin ver la realidad de todos los días, siendo tan mentiroso e hipócrita de mirar desde arriba con un ego inflado de cultísimos pedos calientes.

Ser pacato, desde otra veta, es someterse hasta en lo más minucioso al que dirán si yo digo tal o cual cosa, si escucho tal o cual música, o miro tal o cual película. Es mentir hasta en lo más profundo, falseando nuestro lenguaje o, peor inclusive, dejando espacios en blanco para que el interlocutor pueda descifrar que en realidad quiso decir mierda, puta o hasta pelotudo.

¡No señor/a! ¡Deje esas actitudes que lo único que hacen es dejarl@ como un/a estúpid@ malcogid@!

No tengamos miedo en decir las cosas como son, como las vivimos todos los días, con el énfasis que tiene nuestra lenguaje, ésa expresividad que nos hace estrellas rutilantes de la poesía.

En el futuro (espero que uno próximo) desarrollaré algunos tipos genéricos de estos personajes que infestan de hipocresía nuestro ambiente, esos que nos juzgan como vulgares y se creen superiores. No será una especie de venganza, sino una caricatura (como todo este blog) sobre ESA gente perversa.

Y, para finalizar, si Su Eminencia se sintió ofendid@ con lo leído hasta acá, podría haber puesto la crucecita roja de arriba. Después, comprar una tortuguita e irse muuuuuuuy despacito A LA CONCHA DE LA LORA.

Gracias por las visitas, y el apoyo, a la gente que sabe donde tiene los pies (sobre la tierra, abajo del culo).

…CON HUMOR, LA PUTA QUE LOS PARIÓ! NO DEJEN QUE LOS APLASTEN, EXPRÉSENSE CON TODA LA DESIDIA QUE CORRESPONDE RESTREGAR A UN HIPÓCRITA Y MÁNDENLO A LA REPUTÍSIMA MADRE QUE LO PARIÓ!

Igualmente, la encuestita no tiene nada que ver con la explosión de acá arriba.

Muchas gracias a las más de 200 visitas en tan poco tiempo, lo que no han llegado es propuestas sobre temas a tratar, ni la copia de esa berretada de la Cosmopolitan. Sé que es muy rompebolas la publicidad, pero bueno, seguro están mejor que las de Colgate, Yogurísimo (con la Brujita Verón cantando) y Mr. Músculo…

Pueden llegar colaboraciones de otro tipo, para mejorar la parte gráfica sobre todo, porque no entiendo un cazzo de eso. Confieso mi propia limitación, no la escondo, como los pacatos hipócritas.

Lamento que esta medianoche no haya nuevo material escrito, y agradezco ‘de acá’ (del corazón, bolud@) que vuelvan a ver que mierda hay de nuevo. También es muy interesante ver que iban cabeza a cabeza (valga la redundancia) en la encuesta anterior de cómo llamar a la poronga.

Además, ya había avisado que esto es un proyecto y que se iba a administrar con gotero. La encuesta surgió de la solemnidad que caracteriza a nuestra institucionalidad, en la Cadena Nacional del día de ayer a las 18:00 de la tarde.

Muchas, pero muchas gracias a tod@s los que todavía confían y alimentan esto que es… que es… ¿Qué es esto?

Manifiesto

Publicado: 07/05/2010 en Ácido, Declaración de principios
Etiquetas:

He aquí una descripción (no taxativa) del estilo franco y asertivo propuesto, siempre de Ph:-1, por supuesto.

-Se le debe tirar ácido a todo aquello que en realidad es tan hipócrita de esconder la vulgaridad que existe en todos. Es estúpido que alguien profiera semi-insultos, dejando la ‘palabrota’ entre paréntesis: “Andate a la (…) de tu madre”. Esto NO se hace, ¿qué significa, casa, oficina?

-Se debe exhalar ácido en público cuando alguien nos acusa de decir una ‘mala palabra’. Primero, señalarl@ como pacato o lo que sea neceario, después retrucar cualquier acusación y por último, ser guarro en potencia para que aprenda que podés dar más de vos mismo si querés.

-No se debe desparramar ácido en demasía, sólo cuando es oportuno y conveniente. No son recomendables por lo general estos lugares: iglesias, sinagogas, templos, geriátricos, sectores de terapia intensiva, etc. El autor no se responsabiliza por muertes causadas al escuchar cualquier término que le vuele los calzones al carajo, señora.

-Se debe, con la guía del inciso anterior, utilizar el doble sentido y la reducción abstracta al absurdo para verter ácido en las situaciones cotidianas.

-El ácido corroe las caras de orto.

-El ácido suaviza situaciones ásperas. (Dah!)

-El ácido despega el papel y nos muestra los ladrillos de la pared. (La re-metáfora)

-El ácido es lo que corre por las venas de algunos, quienes lo usamos, nos lo aguantamos.

-La pacatería es la ceguera de intentar imponer un mundo más ‘sano’, que implosiona siempre. Jodete.